Agora

terça-feira, 25 de dezembro de 2012

En el Metro de Leningrado, Stalin proclama el fin del capitalismo. El dificil camino a la victoria


Conmemorando el nacimiento del camarada Stalin, los jóvenes comunistas del Komsomol bolchevique realizaron una pegada premonitaria del fin del ciclo del sistema capitalista e imperialista mundial. En la heróica ciudad de Leningrado (hoy llamada de forma burguesa San Petersburgo), se recuerda a sus habitantes que es posible otra sociedad libre de las ataduras de la explotación asalariada. En las ciudades rusas crece la marginación de la mayoría de la población (mayores y trabajadores), crece el desempleo, la corrupción, la mafia y el terror de la población a decir lo que piensa por miedo a las represalias. 


Después exponemos un artículo de investigación, sobre el temor que los capitalistas tienen de que la población conozca la labor teórico-práctica del camarada Stalin. 

Extraído del Partido Comunista de los Obreros de Rusia-Partido Comunista Revolucionario. Traducción Marina Svetlova.


En la víspera del llamado "Fin del mundo", el 21 de diciembre, coincidiendo con el cumpleaños de I. V.Stalin, en  San Petersburgo (Leningrado) dentro del metro, activistas del Komsomol Revolucionario - Komsomol Bolchevique pegaron carteles  con la imagen de famosos revolucionarios con la consigna bolchevique "El fin del mundo, un mito, es el  fin del capitalismo, será realidad".





Esta acción del Komsomol Revolucionario recordó la fecha significativa a la población, y exhortó su oposición a la expansión en Rusia de todo tipo de supersticiones y prejuicios religiosos.
"Todas las conversaciones y  teorías sobre el "fin del mundo",  el "Día del Juicio Final" y fantasías por el estilo son característicos de nuestra época" -comentó el responsable de la organización del Komsomol, PKCM (b), Alexéi Stubbs-, "Por un lado se promueve las crisis económicas, hay una persistente agitación social, que golpea muy duro a la mayoría de la población. Se realiza una propagación de la ignorancia entre las personas, con prejuicios, que son favorables a la dominación de la clase capitalista para mantenerse en el poder. En la época de la Unión Soviética, dirigida por José Stalin, la diferencia con la Rusia actual, la  concepción científica del mundo era básica. Era inconcebible el horóscopo, y las diversas predicciones e invenciones del fin del mundo podían ser objeto de un debate serio en los medios de comunicación. Ahora, por el contrario, vemos en la televisión y en los periódicos verter torrentes de tonterías anticientíficas especialmente formuladas hacia los jóvenes. "
Alexéi comenta: "acabar con los prejuicios religiosos y las supersticiones sólo puede llevarnos a romper con el  injusto sistema capitalista, que genera relaciones cotidianas de dominación y subordinación, así como los puntos de vista relacionados con las  opiniones  pseudocientíficas" .

El Komsomol (b) ha llevado a cabo, varias veces, acciones en defensa de la ciencia y la educación en Rusia contra el avance del clericalismo y el oscurantismo. 

 Alexéi Stubbs es un co-organizador de la campaña anual contra el "anticlericalismo", encaminado a preservar el carácter laico del Estado ruso.


Stalin. El dificil camino a la victoria

Por R. Kosolapov y S. Rychenko. Extraído del Partido Comunista de los Obreros de Rusia-Partido Comunista Revolucionario. Traducción Marina Svetlova.


Durante la última década, nuestros ojos vieron como cambió por completo el lugar que ocupa en la mente del público el fenómeno de Stalin. Presos de las calumnias, que se iniciaron a finales de los años 80 del siglo pasado, y que fueron la continuación directa de los infundios de los años 50-60 de Jruschov, de influencia trotskista, y de hecho la campaña anti-soviética diseñada, y concebida por sus promotores para que se indentificase en las mentes a Stalin con todo lo negro, vergonzoso y criminal.

Mientras tanto, hoy, incluso los medios de comunicación oficiales dan señales explícitas, por parte de funcionarios perturbados, interesados en los "derechos humanos" y proseguir emitiendo otros espeluznantes esperpentos hacia sus conciudadanos, y estos en comparación aumentan la percepción positiva de Stalin. Esta explicación contradictoria hay que buscarla en un todo: hay una propaganda no creíble de la "maldad" de la herencia soviética, de la persistencia en el "complejo" del totalitarismo, junto con las intrigas actuales de los individuos y las organizaciones extremistas fascistas. No se guarda silencio sobre un solo tema, se difama. Hace medio siglo, la denuncia de Stalin se utilizó con el fin de distraer la atención de la población sobre los cambios que estaban ocurriendo en las esferas sociales y económicas, para que la opinión pública no se posicionara contra esos cambios.




Pero ¿por qué Stalin? ¿Y por qué tal esfuerzo masivo y sin precedentes para condenar como "tirano", una y otra vez, consiguiendo exactamente el resultado opuesto? ¿Podría ser que los que denuncian conjuntamente "desacreditar el culto a la personalidad" y "eliminar los puntos ciegos de la historia" quieren destruir realmente las conquistas sociales, que eran en la vida, la obra de los luchadores por la felicidad del pueblo, y, por lo tanto, para estos calumniadores es la persona más odiada? Nuestro pueblo, que ya está harto de la nauseabunda histeria y estridente "propaganda contra lo colectivo", inevitablemente compara lo que se les priva, de ir a comer y beber libremente, con los "guardianes nobles de la libertad y la democracia". Y no es de extrañar que nadie cree esta "exposición de intenciones", que profieren esos líderes egoístas y deshonestos, no mereciendo ninguna confianza o el respeto básico?

¿Y de donde proviene, de hecho, todo ello por cierto? Y ¿hay alguna verdad absoluta? ...

¿De que instigadores hablamos?

Hace algunos años, eran "estos creadores", como Radzinsky, capaz de atraer la atención del público. Hoy son desempolvadores de los tomos de diatribas antiestálin, que inútilmente se  acumulan en los estantes, compartiendo el destino de sus autores. ¿Quién se acuerda hoy de otro campeón de "las verdades sobre Stalin"  como el General Volkogonov? Y fue en su tiempo un "pilar" y "lumbrera" ...

¡Es aterrador imaginar la cantidad de papel y película desperdiciado por estos buscadores! ¿Y qué?




 Por paradójico que pueda parecer, y aunque parezca increíble, un siglo más tarde no se molestaron en publicar adecuadamente el trabajo del propio Stalin, sobre todo, en el momento en que se formó como luchador y revolucionario. Como vivió, como se mantuvo como una piedra, entre los arrestos, deportaciones y enfermedades: el joven Djugashvili logró participar activamente en la organización de la huelga los trabajadores caucásicos, librando polémicas feroces con el oportunismo menchevique en folletos y en las páginas de la prensa bolchevique, siendo responsable del buen funcionamiento de las imprentas ilegales, de la creación de los comités del partido y organizó las actividades revolucionarias en el campo. Por ejemplo, en junio - julio de 1907, José Dzhugashvili editó el órgano bolchevique "Ajali Tskhovreba" ("Nueva Vida"), lanzándose a cerrar más de 20 ediciones, todas las cuales eran artículos suyos. En la edición de los 13 volúmenes de obras suyas, publicada en los años 40 del siglo pasado, estos artículos, como muchos otros, no fueron incluidos. El propio Stalin en su objetivo de divulgación libró por reducir el volumen de escritos del período pre-revolucionario, para destacar el centro de gravedad de su pensamiento en el período de formación y consolidación del poder soviético en la URSS. Los planes iniciales emitidos por el mismo, después de la concentración de los textos después de Octubre, indican que antes de 1917 tenían que ser cuatro volúmenes y no solamente dos volúmenes. Téngase en cuenta que la publicación íntegra de ese periodo es insuficientes con seis volúmenes.

En los escritos editados en aquella primera edición, Stalin ofrece una imagen de ser un polemista brillante y competente, siempre breve y claro, y en este caso, literalmente, la formulación de los objetivos y los medios eficaces para lograr sus ideas. Armado con una teoría de la práctica, impetuoso, arrogante, confiado en la resolución de cada cuestión, a la que dedicó su vida, como el joven Stalin se presenta al lector en las páginas de sus primeras obras. ¿Cuáles eran algunos de los nombres de los encabezamientos de sus escritos: "rompámos las cadenas", "en las luchas del proletariado, el proletariado no puede parar ...", "Las Centurias Negras, vestidas de rojo", "Lo que tenemos y lo que nos faltaba", "la calle habló", "la hegemonía del proletariado en la presente revolución ". Pero su número es mayor que unos pocos cientos, y la gran mayoría nunca se reimprimió ... ¿No es extraño que cuando se habla de su juventud y de su liderazgo en boca de Radzinsky y Volkogonov, se omitiese este monumento de material histórico? Sí hay, de hecho, otros escritos y  fuentes menos interesantes.

Stalin y el Departamento de Policía

Hoy en día, cuando los textos finamente podridos antisoviéticos de Stalin acerca de su cooperación con la policía secreta, del oro del Kaiser de Lenin, del "documento Sisson" y otros documentos apellidados como de "historia", que de manera inequívoca son provocadoramente tendenciosos e infinitamente muy lejos de la ciencia histórica, son como decimos, para el lector que le interese saber en realidad, compruebe lo que hay de cierto, en esa capa de material tergiversado del Departamento de Policía y un solo de la gendarmería, en las actividades de Stalin. Solamente la cantidad de textos identificados son cerca de 200. Y, sin embargo, al parecer, hay un animado (pero a menudo insalubre) interés por algunos temas por parte de estos investigadores, textos que no tienen prisa por abordarlos de un modo científico. Hoy en día, tal vez, sólo hay una publicación especial sobre el tema, que pertenece a Sofía Márkovna Posner (materiales de archivo sobre las actividades revolucionarias de Stalin. 1908-1913. Archivos Rojos. 1940. № 2). Sin embargo, por la familiaridad con estos documentos, en su conjunto ofrece una imagen vívida de la vida cotidiana en una ilegal Rusia revolucionaria de la década de 1900 en general, y sobre cómo de "agotada" estaba la policía secreta, por la búsqueda desenfrenada contra "Koba", y los "caucásicos" en particular.

Después de haberse perdido los enlaces, y escapado de Solvychegodsk en junio de 1908, en julio Dzhugashvili ya se encuentra en Bakú. Sobre todo, es requerido para establecer con urgencia una prensa del partido ilegal, pues durante un año los bolcheviques no habían editado "Bakú proletario". Los agentes secretos de la policía secreta en Bakú "Ficus" (N. S. Eric) y "Michael" (M. Koberidze) tenían cumplidamente informados a sus superiores de que, según dicen, un alto ayudante de Koba, estaba preparando una nueva edición del periódico. Debido al riesgo, y a un fallo del equipo tipográfico (máquinas de impresión) se transfieren a una nueva ubicación. Y tan pronto como lo conocen, informan que "podemos tomarla". A medida que pasa el tiempo, hay un número de nuevos embates contra el órgano ilegal, pero las técnicas para la distribución y la seguridad que explota Dzhugashvili, hacen que "tomar... no puedas" ...

En este sentido, el Departamento de Policía expresó su actitud frente a esta situación con un telegrama al Jefe del Departamento de Policía de Bakú: "El informe presentado a su atención el 5 de septiembre, en el número actual del informe de vigilancia 2881 ... dijimos que habíamos encontrado en un pueblo, y se dijo que teníamos, al parecer la tipografía ... de ninguna manera lo hemos conseguido,... y se ha impreso con bastante facilidad el periódico clandestino "Bakú proletario", que se encuentra ampliamente entre la población local ... Dado que las tareas de investigación política no se incluye tal suposición, a fin de continuar la búsqueda de las organizaciones anti-gubernamentales, y que el objetivo de esta búsqueda es prevenir y reprimir el brote, no es sólo para ocultar la existencia ante la población de estas organizaciones políticas, e incluso para conseguir la mayor parte de nuestros cometidos, le pido señor, que se tomen medidas drásticas, para el éxito de la búsqueda en el área asignada, contando con un investigador de altura, ya sea a través de la adquisición de agentes bien informados, con el fin de tener la oportunidad en el futuro de evitar cualquier fermento fundamentalmente revolucionario ".

Estas medidas, sin embargo, no tuvieron ningún efecto.

Aquí hay otra historia. Dos años más tarde, después de otro arresto y la salida de nuevo, Dzhugashvili vivió en Vologdá y estuvo listo para viajar como vendedor. El Departamento de Policía, sin embargo en parte, sabía sobre el cambio de su profesión, quitándose la vigilancia de la policía secreta. Estaba claro que no querían hacer nada contra este tipo de  "raza blanca" (denominación de Dzhugashvili en los informes de vigilancia) no duró mucho tiempo que perdiese esta vigilancia. El Jefe del servicio de información del zar (GZHU) en Vologdá informó a la "Ojrana" (policía secreta) en Moscú: "Nos informamos a que dirección recibía la correspondencia, y tras vigilar, obtenemos que no es posible conseguirla,  pues Dzhugashvili, estaba probablemente muy familiarizado con la técnica de la observación, comportándose con extrema precaución ... añade, que los resultados favorables de la búsqueda no pueden obtenerse en Vologdá, porque por su extrema cautela tiene un cómplice en la acción". Y recomienda: "ser muy prudente y por lo tanto, tras examinar los hechos se puede perder fácilmente de vista a  Dzhugashvili, sería mejor ejecución de la  búsqueda y detenerlo ahora que está en Vologdá ..."

Pero más adelante fue de nuevo arrestado, por la acción de un agente provocador A. C. Romanov (apodado "Pelagia"). Nuevo exilioY de nuevo arrestado, esta vez por el celo de otro agente secreto, R. V. Malinovski ("el sastre"). Y de nuevo movió Dzhugashvili, toda su correspondencia, contactos, porque estaban en poder de la policía, y bajo la vigilancia del servicio secreto. Voluminosa es la documentación sobre el tema, los informes de los colaboradores secretos, informes de vigilancia, declaraciones, exámenes, informes de interrogatorios y registros, cientos de documentos, reunidos en las bóvedas del Archivo Estatal Ruso de Historia Sociopolítica (RGASPI) y del Archivo Estatal de la Federación Rusa (GARF) que aún no se han estudiado y compartido con los lectores.

Misterios sin resolver de la Guerra Civil

Tal vez irónicamente, una de las etapas más débilmente iluminada de la literatura documental histórica de la época de Stalin, tenemos que admitirlo es de la Guerra Civil. Esto es, a pesar del estudio de finales de los años 30, en varias colecciones temáticas de Tsaritsin y de la defensa de Petrogrado; así como una selección de textos en el 3º volumen, de la primera edición de las obras. Cuando en la época de Jruschov, este "reveló" que Stalin no era "capaz de conducir bajo su mando a las tropas", su contribución real en la preparación y la conducción de las operaciones militares en la Guerra Civil dejó de ser un tema de investigación. Mientras tanto en los archivos se almacenan cientos y cientos de documentos políticos y operativos sobre el tema, que aún no han sido publicados. Ahora cuando un poco de interés hacia ellos ha resurgido, por supuesto, de una manera crítica, la cual, sin embargo, no ha dado lugar a la publicación de estos materiales. Sí, esto es comprensible: es más fácil revivir el viejo concepto antiestalinista que fomentar otras nuevas publicaciones.

Nos centramos en un episodio, que tampoco ha tenido cobertura en la literatura histórica, pero por razones algo diferentes.

En el curso de una investigación en la Universidad RGASPI, el trabajador I. B. Jhlebnikov, encontró unos documentos desconocidos de Stalin, dos telegramas enviados por Stalin a Tsaritsin desde Moscú, el 18 y el 19 de septiembre de 1918. En aquellos días, se vio obligado a llegar a la capital para participar en las reuniones de un nuevo organismo: el Consejo Militar Revolucionario de la República Soviética, del que formó parte. Reordemos: en ese momento estalló el conflicto entre Trotsky y sus designados, por un lado, y el Consejo Militar del Distrito Norte Militar del Cáucaso, del Frente Sur, para ejercer un liderazgo efectivo de la defensa de Tsaritsin, por otro.

Ambos telegramas hasta ahora nunca se habían publicado, no se mencionaron en ningún estudio de la Guerra Civil, y de la defensa de Tsaritsin, ni en cualquier biografía de Stalin. Y no es casualidad que no fueran descubiertos en los archivos, porque contienen el texto en lenguaje cifrado, aunque no tienen sus transcripciones. Entre las frases primera y la última el texto es claro ("Historia de los conflictos a saber. Tiene que haber un requisito [fragmento encriptado] que no está sujeto a la ejecución ...", "... Leer más en la persona"), podemos concluir que el telegrama no es tanto militar como de cuestiones políticas. ¿Porqué estas recomendaciones de Stalin no son tenidas en cuenta por el Consejo Militar del Frente Sur? ¿Por qué ni siquiera confió su contenido como una correspondencia cifrada? Es evidente que se trata de un conflicto entre los funcionarios de alto rango (capaces de dar instrucciones al Consejo Militar del frente), o a los departamentos. Para descifrar el texto, nos llevó varios meses, pero el resultado fue un documento completo desconocido del que hemos aprendido sobre el conflicto interdepartamental entre el Frente del Sur y de la Inspección Militar Suprema. El conflicto surgió sobre la base de la autoridad de control del Presidente de N. I. Podvoiski establecido en el Sur, (existía antes de la creación del Frente del Sur) con nuevos territorios. Sus eco se refleja en las actas de la reunión del RVSR el 17 de septiembre de 1918. En el camino, hemos sido capaces de recrear el cifrado y las claves personales de cifrado utilizados por Stalin en la Guerra Civil.

Hay muchos materiales de Stalin almacenando algunos misterios, a problemas históricos, y a la espera de ser investigados. ¿Dónde están los investigadores? O ante estos problemas ¿son demasiado aburridos? o ¿Tal vez trajeran nuevas clarificaciones?

Aún no se publicaron otras valiosas fuentes para la historia de la época, como las actas de las reuniones del Consejo Militar con Stalin en Agosto - Septiembre de 1918, la amplia gama de los servicios operativos, o los telegramas de Tsaritsin a Petrogrado. Al igual que una serie de documentos de interés en 1920, lo que sin duda confirme el sabotaje deliberado, que de la investigación del tiempo que Stalin daba órdenes a Yegorov, ayudante del "infalible" Tujachevski.

En general, los lectores siguen teniendo las fuentes disponibles, por las transcripciones de las sesiones plenarias del Comité Central, de los trabajos preparatorios para las reuniones del Politburó, de Stalin que contienen múltiples textos de autor, correspondencia comercial muy amplia entre el partido y el Estado soviético, cientos y cientos de documentos, no sólo de la primera época, sino de los esplendorosos años 30 y de los dramáticos años 40; y ​​sin su control y difusión, no sería posible hoy un análisis, siendo ridículo hablar de una comprensión adecuada de la era soviética, y el papel de Stalin en la creación del primer estado socialista, su política exterior, la organización de la derrota de la Alemania nazi, la creación a finales de los años 40 de los requisitos previos para la revolución mundial real, expresada en la formación del sistema socialista mundial.




Así que la verdad sobre Stalin no está solamente en lo publicado. Gran parte de ella está disponible (excepto, por supuesto, lo que tiene bien encerrado el registrador Presidencial, el FSB y empresas similares). Y el trabajador del archivo de la Universidad, a través de cuyas manos se divulgaron estos documentos son, muy claramente, demostrativos que nuestra sociedad necesita desesperadamente unos documentos, "contundentes", que de una vez por todas acaben con las calumnias sucias de nuestra historia y de sus figuras más destacadas. Después de todo, ¡hasta ahora no se han publicado! Sustituidos Volkogonov, Radzinsky y Medvedev, bajo los embustes vertidos como cieno sobre la URSS, llegan otros falsificadores, para mutilar la historia, y la libertad del país, no solamente de una biografía de Stalin y otros líderes, alegando que son opiniones parciales desde "la derecha y la izquierda". Han inventado algunas series fantásticas y de pseudo-investigación, otros "encontraron" las "agendas secretas" importantes, en la que Stalin aparece como una mítica criatura, con poderes sobrenaturales. Tanto desacreditar la idea misma, de la verdad histórica, que tiene como fin básico no permitirnos existir, como un pueblo soberano e independiente. A estas acciones, tenemos que oponernos con la investigación verdaderamente científica, dando a la gente la posibilidad de que conozca un verdadero análisis,con la comparación, el desarrollo de una opinión independiente sobre los temas más importantes de nuestro pasado, sin la cual, como sabemos, no hay futuro.

Estamos convencidos de que ha llegado el momento de una nueva e importante publicación académica de las obras de Stalin, porque da respuestas, de Stalin no tenemos dudas, no es una marca comercial. No es de extrañar que haya sido elegido como blanco de los ataques de todos los anticomunistas del mundo, porque la mayoría de ellos lo que le temen, es a la verdad. Contestemos a los ataques, y tendremos nuevas fuerzas para nuevas batallas.

    Postar um comentário